Como Aprende el Cerebro

Como aprende el cerebro

En las Neurociencias se llama aprendizaje al proceso por el cual las experiencias modifican nuestro sistema nervioso y mediante este se modifica nuestra conducta, creando una huella en nuestro cuerpo biológico. Cada situación a la que es sometido el sistema nervioso se graba como un recuerdo, que funciona a modo de señal para que el cerebro active sus neurotransmisores en sus diversas partes, accionando los sistemas de defensa como el estrés.

La escuela de BioNeuroDesprogramación se dedica a investigar estos procesos de aprendizaje, comprender cómo se forman, cómo funcionan, cómo condicionan nuestras conductas y su responsabilidad en nuestras enfermedades tanto físicas como mentales. El objetivo de estas investigaciones es diseñar formas para reeducarnos, remodelar nuestros esquemas aprendidos y ponernos a cargo de nuestra vida y nuestra salud. Para lograr esto debemos comprender como estamos conformados y desde ese conocimiento poder diseñar las intervenciones correctas.

La Escuela de BioNeuroDesprogramación es parte de la Asociación de Investigaciones No Formales, creada hace 30 años por científicos, formales y no formales, que buscan llevar sus conocimientos e investigaciones al público en general. El objetivo de la Asociación es convertir dichos conocimientos en herramientas para la salud, el bien estar y llevar a las personas hacia una libre elección de su vida.

El Sistema Nervioso y Aprendisaje

Nuestro sistema nervioso esta formado por un tipo de células denominadas Neuronas, las mismas están diseñadas para responder a los estímulos del medio ambiente en forma rápida, precisa y adaptativa. Su característica esencial es que se activan cuando sucede un cambio en el exterior o el interior de nuestro cuerpo, es decir cuando algo las estimula. Una de las características que las define es que responden como conjunto fuertemente a estímulos nuevos, pero responden muy poco a los estímulos conocidos y repetidos. Es importante a tener en cuenta esta característica, porque es uno de los rasgos principales de la mente humana. Los acontecimientos vividos como cambios tienen un acceso rápido a la conciencia, mientras que los estímulos constantes no se registran en la mente consciente. El cerebro da prioridad a aprender aquello que es nuevo y que por tal motivo es mas relevante desde el punto de la supervivencia.

La neurona es la mínima unidad en el sistema nervioso, presentando formas diversas según el trabajo que estén realizando. Son los receptores de la información que proviene de las otras neuronas, el medio por el cual esta información pasa de una neurona a otra se llama sinapsis y consiste en el enlace entre una neurona presináptica (que transmite) y la postsináptica (que recibe).

El cerebro posee dos funciones principales: controlar las funciones motoras y mantener el equilibrio interno del organismo, para lo cual procesa los estímulos del exterior y del interior del organismo. La información de estos estímulos llega en forma de luz, sonido, olores, sabores, contacto físico a los receptores sensoriales, que son neuronas especializadas en la tarea de convertir la información en potenciales eléctricos de membrana. Este proceso se conoce como transducción sensorial porque se produce una serie de fenómenos sensoriales que es transducida a cambios en la membrana de célula para convertirse en acción. Todos estos estímulos externos nos modifican permanentemente porque nos dan información. Si queremos producir cambios en nosotros debemos darnos estímulos nuevos, porque sino nuestro sistema repite patrones y sin siquiera registrar esos cambios en la conciencia como algo relevante. Si queremos cambiar y reeducarnos no podemos lograrlo pensando y haciendo las mismas cosas.

Por otro lado son muy importantes los estímulos internos, que están dados por las cosas que nuestra mente nos informa. El significado que le damos a las cosas produce estímulos particulares, por ejemplo si consideramos que un día de lluvia es depresivo, nos vamos sentir deprimidos cuando llueve; pero si creemos que un día de lluvia es un momento increíble para hacer cosas pendientes, nos vamos a poner de buen humor para hacer las cosas pendiente.

No somos material virgen que aprende todos los días algo nuevo, porque aprendemos sobre las estructuras que ya poseemos armadas y las perfeccionamos cada vez que un estímulo nos lleva a utilizarla. Esta es la razón por la que muchas veces aunque pongamos toda la voluntad en hacer algo o nos propongamos un cambio no podamos lograrlo, porque nuestros aprendizajes anteriores no lo admiten.

La BioNeuroDesprogramación estudia profundamente el funcionamiento del consciente y el inconsciente buscando desarrollar intervenciones que permitan encontrar la forma de reeducarnos de forma mas eficiente hacia la salud y el bienestar.

Los pensamientos son moléculas

Cuando comenzamos a investigar los procesos cerebrales que producen pensamientos, sensaciones o conductas, encontramos que cada uno está acompañado por una multitud de procesos fisico-químicos, si no se mueve algo real en el cerebro no hay respuesta. En las membranas de los cuerpos neuronales se producen intercambios iónicos impulsados por la electroquímica y por fuerzas de difusión, según la ley de intercambio masivo de Fick. Estos intercambios en la polaridad de la membrana dan lugar a diferencias de potenciales, los llamados potenciales de acción, que originan corrientes a lo largo de los axones y que al llegar a su extremo liberan neurotransmisores en los botones terminales, inundando los espacios sinápticos, produciendo efectos en las neuronas receptoras. La actividad constante en el cerebro de neuronas promueve la formación de amplias REDES NEURONALES. Estos son procesos neuronales que nunca dejan de suceder aunque estemos dormidos o anestesiados.

Uno de los científicos que descubrió la secuencia del ADN, Francis Crick, sostiene que la neuroquímica es el principal factor determinante de la variabilidad en la conducta humana. El cerebro es influenciado por mas de 150 moléculas, algunas facilitan el trabajo de transmisión sináptica mientras que otras lo inhiben. Dentro de los neurotransmisores mas estudiados se encuentran la dopamina, cerotonina, oxitocina, norepinefrina son neurotransmisores excitativos que median las respuestas de acción y reacción en el mundo real. Los neurotransmisores retrógrados, como los Cannabinoides, también son motivo de estudio ya que inhiben procesos o bloquean estímulos: entre sus funciones encontramos que son los que nos resguardan de nuestros malos recuerdos para que no estén todo el tiempo interfiriendo nuestro pensamiento.

Cuando las moléculas se unen a sus receptores asignados se desata una serie de procesos de activación o inhibición de la actividad neuronal y construyen la base que define determinado temperamento o conducta. Cada característica, tanto psicológica como de personalidad o conductual está respaldada por estos procesos neuroquímicos.

Nuestro cerebro posee la capacidad de modificar su propia neuroquímica. Los trabajos de investigación demostraron que con determinados trabajos en los que se combinan cambios externos como internos cambia la producción o inhibición de ciertos neurotransmisores y se activa la plasticidad neuronal, de esta manera se pueden cambiar los procesos establecidos en nuestras redes neuronales y reemplazarlos por otros.

Desde el pensamiento simple y consciente podemos conocer quienes somos, permintiendo acceder a estos procesos y así lograr comprenderlos, pero no implica que podamos modificar las redes, ya que el proceso subconsciente es previo a la atención consciente. Esto no quita que el pensamiento tenga poder sobre nosotros, un ejemplo es el efecto placebo en el cual se toman medicamentos falsos que producen una reacción en nosotros como si realmente nos administraran la droga correspondiente

Las investigaciones en diversas partes del mundo concluyen que aquello que sentimos, nuestra conducta, nuestro temperamento y nuestras enfermedades derivan de una serie de procesos físico-químicos que siempre involucran a los neutrotransmisores para poder concretarse.

Para cualquier cambio que queramos hacer en nuestras vidas necesitamos modificar dichos neurotransmisores cambiando nuestras conductas, costumbres, alimentación, pero por sobre todo intervenir nuestro subconsciente, que es en donde están grabados todos nuestros procesos de interpretación de la realidad. Los pensamientos, las palabras y los razonamientos conscientes no son otra cosa que la repetición de patrones conocidos, que están guardados en el subconsciente como aprendizaje ya adquirido, y que como leímos en los primeros párrafos apenas mueven la actividad neuronal. Mucho menos pueden producir neuroplasticidad. El Científico Sam Wang dijo que intentar transformarnos desde nuestra mente consciente, que representa el 10% de nuestra mente, sin modificar el subconsciente, que representa el 90% restante, es como querer levantar nuestro cuerpo tirando de los cordones de los zapatos.

Las técnicas de intervención, reprogramación y rastreo del subconsciente no son algo tan complejo como pareciera. Para actuar en un proceso tan importante no es necesario ser complicado, solo simple y eficiente como la vida misma.

REDES

Es importante comprender que cuando intentamos reeducarnos o simplemente educarnos, no estamos grabando en un cerebro que no tiene nada adentro o que tiene todo por aprender. Nuestro sistema ya viene con programas preestablecidos, diseñados para aprender, adaptarse y sobrevivir de determinada manera. Lo que vamos aprendiendo y desarrollando se va adaptando de la mejor manera posible a aquellas estructuras que traemos del pasado.

Los aprendizajes van tomando los conceptos viejos y formando nuevos circuitos, agregando nuevas neurofunsiones a las redes neuronales que ya poseemos, prendiéndolos y enlazándolos como una nueva memoria.

Las neuronas que trabajan juntas se cablean, lo que da una serie de cambios en la neuroquímica de la sinapsis que refuerza su unión y las mantiene unidas, este condicionamiento base del apendizaje Hebbiano. La manera de relacionar los recuerdos, construir memorias conceptuales asociadas a determinadas emociones para traducir y responder a la realidad, nos sirven para reconocer experiencias y dar valor emocional a futuras experiencias.

Durante el aprendizaje se formar grupos de neuronas, interconectadas en una red, creando un soporte para registrar la experiencia. Cuando las neuronas se activan simultáneamente, sus conexiones se hacen mas fuertes, haciendo que aumente la posibilidad de que al activarse una se activen las demás. En la memoria a largo plazo, la repetición hace que estos mecanismos se fortalezcan, lo que se logra con repeticiones, cambios de hábitos y reprogramaciones.

En conclusión: Aprender, es un echo natural. ¿Pero qué pasa cuando lo que aprendimos nos hace interpretar la realidad de tal manera que somos infelices, nos estresamos o enfermamos? Los mecanismos de nuestro sistema de aprendizaje son complejos: las neuronas, las redes neuronales, las conexiones neuroquímicas, las hormonas, los cannabinoides y la forma en que todos estos mecanismos se relacionan con nuestra conducta, nuestras emociones y enfermedades.

Reeducar el sistema, reprogramar o desprogramar es posible si tenemos las herramientas necesarias

El proyecto BioNeuroVida busca encontrar estos mecanismos y convertirlos en un conocimiento para el bien común del hombre y el planeta.

El siguiente video describe entre otras cosas la organizacion del cerebro

Dejá un comentario